De entre un millón

por reynolds
0 comentario

Que a veces callemos, no es que no tengamos voz.

Que no se vean nuestras lágrimas no quiere decir que no lloremos.

Ausentes en la queja aun cuando duele no es que no sangremos.

Perdidos en nuestro silencio el alma se arruga,

heridos en soledad no gritamos lo suficiente

para los que necesitan de lo evidente vuelvan la vista atrás.

Se consume la vida,

simplemente se escapa entre nuestras manos

sin esa mano cercana que se pregunte si estás bien,

sí ríes

sí lloras

sí sientes

sí sufres.

¿De quién es la mano que puede permitir que sufras

siendo tu, tan sólo belleza?

Sangra a gritos la herida,

aunque no escuche tu voz,

aunque no te sienta, aunque no vea tus lágrimas.


¿Te ha gustado el artículo, te han gustado las fotos? ¿Te gustaría ayudarnos con nuestros sueños en la lucha por un mundo mejor? Puedes hacer una pequeña donación a la Asociación Española Fotografos de Vida de la que somos Miembros Fundadores. Nos dedicamos a ser la voz de todo aquel que no tiene voz y necesita ser oido.

Entradas Seleccionadas para Ti

Deja un Comentario

error: Si quieres una copia de esta imagen ponte en contacto conmigo.